Infinito

Se miraban fijo desde hacía un rato, de vereda a vereda, frente contra frente.
Los separaba una calle, de dos manos, derecha e izquierda.
Ninguno de los dos se permitía un solo parpadeo, no se podían dar ventajas.

El frío y un silencio aterrador como testigos.
El ocaso del otoño…

Ojos contra ojos
Acecho contra acecho
Desconfianza con desconfianza

Ninguno se movía (Parecían dos muñecos)
La gente circulaba, no entendía nada
Se empezó a correr la bola ¡Se acercaban a curiosear!

La especulación empezó, todo era furor
Tribunas de un lado, copetines del otro
Cantitos de aliento (llego la pasión)
Se armo un cabina, empezó el relator…

Las horas pasaban, no había un ganador.
Hasta que la gente se frustró y al fin desapareció.

 

86c98df8-7dc3-432b-bd25-a48953a56031

El amor nunca terminó
Hasta que la eternidad los devoro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: