Un Ser Posmoderno.

 

Creo que desde que escuche o leí por primera vez la palabra “POSMODERNIDAD”, me fascino bastante, desde el vamos, desde su empuje, desde su tonada, desde la primera letra (uf que largo).

Investigue un poco más sobre ella y llegue a un punto que me daba miedo. No quería ser algo así, quizás no se si miedo. Pero respeto, sentía un cierta incertidumbre que me incomodaba un poco y no entendía el porque.

Al fin y al cabo creo que frases como “tiempos turbulentos”, “tiempos de permanente cambio”, tiempos en que todo cambia a una velocidad tremenda”, tiempos de inestabilidad emocional, laboral y un toque de soledad”; y podría seguir toda la noche tirando posibles definiciones de esta agobiante pero “MODERNA” palabra.

Fanático de lo desconocido, loquito de lo que aparenta no ser normal y con ese afán que tenemos hoy en día nuestra generación de intentar conocernos a fondo a nosotros mismos. Comencé a asociar la palabra Posmodernidad con mi “SER”, intentando encontrar alguna relación.

Quizás la palabra Ser suene muy abstracta, así que la podemos cambiar como sinónimo de mi forma de actuar, de reírme, de divertirme y principalmente de explotar mi “CREATIVIDAD”.

¡En que lío me metí!

¿Somos la generación de la creatividad?

Hago memes sobre mis amigos;

Intento hacer “historias” pintorescas, prolijas y que llamen la atención en las redes sociales;

Intento mostrar mi personalidad en ellas (mostrar lo que me gusta hacer, lo que siento, alguna frase que delate algún sentimiento del momento);

Intento hacerme el Modelito, ¡Subiendo alguna foto con el efecto adecuado para que quede mas copada!

Las fotos en blanco y negro y con alguna frase profunda suman varios puntos;

Me enojo con las Redes cuando cambian los e-mojís y no me gustan esas modificaciones (El primer día), después todo joya.

Me vuelven loco las chicas que suben fotos creativas y mas que mostrando su cuerpo (a pesar que es lo que más las ayuda al momento de ganar seguidores), las que muestran su belleza y su estética, mezcladas con colores que hagan a su perfil una locura para mis ojos;

Y ni hablar cuando subo vídeos haciéndome el actor de cine; Que se yo la actuación me encanta.

Todas estas cosas suelen llevar a que sienta una “FALSA FAMA” quizás, (no sé yo lo llamo así) pero un tipo de fama al fin y al cabo. Obsesionándome por quien ve mis historias, por quienes me ponen “likes” en las fotos, cuántos “likes” tengo en las fotos, hasta COMPETIR CON ALGUIEN DE MUCHA CONFIANZA POR VER QUIEN TIENE MÁS ME GUSTAS EN SU ÚLTIMA FOTO.
En resumen intentando saber siempre quien está mas pendiente de mi perfil o de mis movimientos en las Redes Sociales.

Todas estas cosas, logran una gran des-concentración en mi persona, junto con el celular en su conjunto, al momento de tener que hacer cosas productivas en el día. Y hasta quizás un poco más sanas.
Por lo que muchas veces termino logrando una falta de compromiso marcado en cosas cotidianas e importantes de mi vida, como las relaciones sociales en persona, el estudio, el orden, la actividad física.
Volviéndome quizás cada día un poquito más solitario.

corazonmegusta

 

¿Lograremos descubrir algún día quien es nuestro FAN NÚMERO UNO en Instagram?

 

¿Y en nuestras Redes Sociales en General?

 

Un enfermo consciente.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: